Impuestos Contabilidad Legal Corporativo

Retención de IVA al 6% en la prestación de servicios profesionales

11

feb 2020

Incertidumbre en la aplicación de la retención del 6% de IVA en la prestación de servicios personales independientes


El 01 de enero del presente año, entraron en vigor reformas legislativas en materia fiscal (Especialmente ISR, IVA y de IEPS), derivadas de la aprobación del paquete económico para el ejercicio fiscal de 2020, siendo una de las más comentadas, aquella relacionada con la retención del 6% de IVA en la prestación de servicios independientes, dando como resultado una confusión generalizada, que ha llevado a ciertos contribuyentes a aplicar la mencionada retención a todos aquellos proveedores de servicios independientes, aun y cuando pudiera no ser conveniente realizar dicha acción, situación que ha provocado tensiones entre clientes y proveedores dado que cada uno desea que su criterio sea el que se imponga aun cuando probablemente no le asista la razón.

 

Inicialmente, de acuerdo con lo señalado por la iniciativa de reforma al artículo 1-A de la Ley del Impuesto al Valor Agregado publicada en la Gaceta Parlamentaria el día  08 de septiembre de 2019, la retención solo aplicaría a aquellas empresas dedicadas a prestar servicios de subcontratación de empleados, comúnmente conocidas como outsourcing (que cumplieran con lo establecido por la Ley Federal del Trabajo para tales efectos), dado que se ha observado que dichas empresas no cumplen con el entero del IVA que trasladan y por otra parte, las empresas que reciben dichos servicios, sí acreditan el impuesto correspondiente.

 

En este sentido, la exposición de motivos de esa iniciativa literalmente señalaba “(…) establecer la obligación de los contribuyentes contratantes de los servicios de subcontratación laboral en términos de la legislación laboral de calcular, retener y enterar, ante las autoridades fiscales, el impuesto causado por dichas operaciones”[1].

 

Sin embargo, la redacción definitiva de dicho numeral (publicada en el DOF el día 09 de diciembre de 2019), distó mucho de la inicial, eliminando la especificación de que dicha retención únicamente aplicaría a los prestadores de servicios de subcontratación, lo cual dio pie a considerar que todas las empresas prestadoras de servicios independientes deberían ser sujetas a la retención sin importar el servicio que prestaran y en algunos casos se ha pretendido aplicar retención cuando se está pagando por un bien material, dada la ambigüedad de la norma, que a continuación se transcribe:

 

Artículo 1o.-A.- Están obligados a efectuar la retención del impuesto que se les traslade, los contribuyentes que se ubiquen en alguno de los siguientes supuestos:

(…)

 

  1. Sean personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual. En este caso la retención se hará por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada.”[2]

 

 

Como se puede observar, la poco afortunada redacción de la nueva fracción IV del artículo 1-A de la Ley del IVA, deja a los contribuyentes en una verdadera incertidumbre jurídica, toda vez que no es claro el supuesto de aplicación de la retención, lo que provoca confusión y temor, aunados a la amenaza de no poder acreditar el impuesto que se le hubiese trasladado en este tipo de servicios y pudiendo ser rechazada la deducción correspondiente en caso de no aplicar la retención.

 

Como consecuencia de lo anterior y ante la inquietud de varios sectores empresariales, la PRODECON instó al SAT a aclarar cuál sería la interpretación correcta  aplicable al artículo citado a más tardar el día 24 de enero de 2020, sin embargo, el SAT solicitó un periodo más amplio para emitir su postura.

 

Es de señalar que, si bien el SAT pudo ya haber dado respuesta a confirmaciones de criterio realizadas por ciertos contribuyentes, estas son personalísimas y no implican una regla general, ya que se trata de casos aislados y perfectamente delimitados cuyas características no son las mismas que las del resto de operaciones realizadas por otros contribuyentes.

 

Es finalmente el día 31 de enero de este año, cuando de manera anticipada se da a conocer el criterio 46/IVA/N, mediante el cual se establece un muy débil intento del SAT de aclarar lo dispuesto por la Ley del IVA, señalando la siguiente interpretación:

 

46/IVA/N Retención del 6% al impuesto al valor agregado a que se refiere la fracción IV del artículo 1o-A de la Ley del IVA El artículo 1o-A, fracción IV de la Ley del IVA señala que están obligadas a retener el impuesto que se les traslade, aquellas personas morales o personas físicas con actividades empresariales que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual y dicha disposición específica que la retención se hará por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada.

 

Por su parte, el artículo 5 del CFF menciona que las disposiciones fiscales que establezcan cargas a los particulares y las que señalan excepciones a las mismas, así como las que fijan las infracciones y sanciones, son de aplicación estricta. Sobre el particular, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha señalado que tratándose de normas de aplicación estricta es válido, para fines de su interpretación, acudir a diversos métodos, entre los que se encuentra el teleológico o exegético.

 

En este sentido, aun y cuando en el proceso legislativo que dio origen a la reforma al artículo 1o-A, fracción IV de la Ley del IVA inicialmente se hacía mención a la retención del impuesto respecto de los servicios de subcontratación laboral a que se refiere la Ley Federal del Trabajo, durante la dictaminación efectuada por la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados se eliminó tal referencia y el precepto fue aprobado en esos términos, por lo que, para efectos fiscales, debe tenerse que, los servicios objeto de retención son los que se describen en el citado precepto, es decir, todos aquellos en los que se pone a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que, esté o no bajo su dirección, supervisión, coordinación o dependencia, e independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual.

 

Por lo anterior, cuando una persona moral del Título II o del Título III de la LISR o una persona física con actividad empresarial, en su calidad de contratante, reciba servicios en los que se ponga personal a su disposición, se entiende que habrá retención cuando las funciones de dicho personal sean aprovechados de manera directa por el contratante o por una parte relacionada de éste. Por el contrario, no habrá retención si los servicios prestados corresponden a un servicio en el que el personal del contratista desempeña funciones que son aprovechadas directamente por el propio contratista.”[3] (Énfasis añadido)

 

 

Tal como se puede apreciar, la interpretación del SAT tampoco es muy clara en relación con los supuestos de aplicación de la retención a que hacemos referencia, dado que al texto original de Ley se añade un concepto adicional para establecer si debe existir retención, que es el de servicios aprovechados de manera directa por el contratante, con lo cual, consideramos que, si bien este criterio tiende a acotar los supuestos de aplicación de retención, sigue siendo una interpretación muy vaga del artículo 1-A en su fracción IV.

 

Por lo tanto, recomendamos el análisis individual de las operaciones llevadas a cabo con los contribuyentes, por las que se considere conveniente la aplicación de la retención bajo análisis, toda vez que, de aplicarla de manera indiscriminada podría traer consecuencias negativas a los contribuyentes que así lo hicieren y al resto de contribuyentes en caso de establecerse una regla general, tomando en consideración que el objetivo del SAT es obtener ingresos aludiendo al temor y la duda que la presente norma ha suscitado.

 

En BHR estamos a sus órdenes en caso de que requiera analizar a detalle cualquier operación de servicios que preste o reciba su compañía, así como realizar alguna solicitud de confirmación de criterio por parte del SAT en caso de que, dado el monto o la importancia de alguna operación, así se requiera.

 

Lo anterior, para tener una mayor certeza en cuanto al acreditamiento del impuesto y la deducción de la erogación en este tipo de operaciones y los casos en los que se es sujeto de la retención aludida en el presente boletín.

 

[1] Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados, consultada en http://gaceta.diputados.gob.mx/PDF/64/2019/sep/20190908-D.pdf, el día 10 de febrero de 2020.

[2] Ley del IVA, consultada en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/77_091219.pdf, el día 10 de febrero de 2020.

[3] Versión anticipada de la Primera Resolución de Modificaciones a la RMF para 2020 consultada en https://www.sat.gob.mx/normatividad/58905/versiones-anticipadas-de-las-rmf, el día 10 de febrero de 2020.

 

¡Si tienes dudas o comentarios nos ponemos a tus órdenes!

Rogelio Arizmendi

Impuestos

rarizmendi@bhrmx.com
800 831 2680 / 55 5447 7400


BHR Logo
BHR, Contadores Públicos Certificados, Abogados y Consultores

  • En México somos 60 Socios y más de 500 colaboradores con presencia en 20 ciudades de la República: Ciudad De México, León, Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Los Mochis, Celaya, Mérida, Puebla, Villahermosa, Cd. Obregón, Mexicali, Mazatlán, Nogales, Hermosillo, Culiacán, Aguascalientes, Querétaro, La Paz B.C.S. y San Luis Río Colorado.
  • Nos ubicamos en el lugar número 9 de las firmas contables más importantes de México del Ranking 2018 del International Accounting Bulletin (IAB) de Londres, Inglaterra.
  • "Política de calidad: Somos una firma de Contadores Públicos Certificados, Abogados y Consultores de Negocios, que presta servicios especializados y diferenciados preservando el cumplimiento de los requisitos aplicables mediante el cumplimiento de normas y estándares de calidad, asumiendo el compromiso de vivir la “Cultura de la Calidad”, siempre enfocada hacia la mejora continua de sus servicios.

SERVICIOS

Servicios

PRESENCIA NACIONAL


CONTACTA NUESTROS SERVICIOS

servicios@bhrmx.com

OFICINAS CENTRALES

  • Av. Insurgentes Sur 1898 piso 15 Col. Florida,
    C.P. 01030 México, D.F.
    Tel. +52 (55) 5447-7400
    01 800 831 2680
    cjaramillo@bhrmx.com

Call Now Button